6/12/06

hacienda de TABALAOPA


Acabo de tomar esta imagen esta mañana, es una hacienda en la cd de chihuahua que nunca habia visto y me sorprendio encontrarla, una finca rodeada de nogales con una extencion bastante grande y rodeada por una mancha urbana que no refleja lo que pudo haber sido en un tiempo atras

2 comentarios:

Julian dijo...

Bonita hacienda: Antiguamente fue un poblado de los indios yolis, de la tribu concho quienes vivieron en las margenes del Rio Chuviscar. Estos indios vivian de la agricul-
tura, caza, pesca y recoleccion a
la llegada de los espanioles en 1598 bajo el mando del conquistador
Juan de Onate. El origen de "Tabalaopa" es concho al igual que los vecinos de "Nabacoloaba" o
Junta de los Rios, como la llamaron los espanoles a su llegada.

Anónimo dijo...

Domigno de Apresa y Falcón quien fue un rico minero en Parral, levantó las primeras edifi caciones de la propiedad alrededor del año de 1681 y fue quien decidió el nombre de Santo Domingo de Tabalaopa. Dicho lugar actualmente es parte de la mancha urbana al sur de la ciudad. Cinco años después Apresa y Falcón murió y dejó la hacienda a su hija María, quien la tuvo algunos años hasta su venta en 1718 a don Manuel de San Juan, que en ese momento era gobernador de la Nueva Vizcaya. Este último pasó la propiedad a manos de la Compañía de Jesús, que tenía también la administraban del Colegio Jesuita. Sin embargo, al ser expulsada de la Nueva España esa orden religiosa, Santo Domingo de Tabalaopa quedó en manos de la Junta de Administración de Temporalidades.

Ya en la época independiente la hacienda tenía un total de 409 habitantes, de los cuales poco más de trescientos eran sirvientes y sus familias, el resto eran vecinos. En su campos se cultivó maíz, frijol, trigo, lentejas, habas y toda clase de legumbres, y entre su ganado se contaban 670 vacas, 75 caballos, 300 yeguas, 25 mulas y 24 burros. Había además 9 mil 500 ovejas y 25 cerdos. En la hacienda se desarrollaban además actividades de obraje, además de quienes tenían los ofi cios de sastre, sombrerero, molinero, herrero y dos zapateros. Todo lo anterior según un informe dirigido al Ayuntamiento en 1826 que Alma Montemayor cita en su texto referido a principios de esta publicación. En 1861 Berardo Revilla (quien fue gobernador del estado de Chihuahua) y su esposa María de Jesús Zubía fueron los propietarios de Santo Domingo de Tabalaopa y además de hacerla producir con agricultura y ganadería, la utilizaron como casa de descanso. Fue precisamente de manos de don Berardo Revilla de quien la familia Müller se hizo de la fi nca. Para ese tiempo la Hacienda de Tabalaopa tenía una extensión de 43 mil hectáreas.

Heinrich Müller, de origen alemán, compró la propiedad en 1875 y mandó construir la casa principal, cuya obra la encargó a su hijo Enrique Müller Acosta. La casa quedó terminada en el año de 1881, seis años después a su planeación. Al morir don Heinrich, la Hacienda de Tabalaopa la heredó a su hija Emilia, quien se casó con el doctor Canuto Elías. La nueva pareja no vivió en la casa, sino en la ciudad de Chihuahua, pero doña Emilia recorría las tierras al menos una vez por semana, mientras que su marido, el doctor Elías, instaló ahí su consultorio por un tiempo Después de la Revolución Mexicana la hacienda continuó en manos de la familia Elías Müller, y rentaron el espacio de cultivo a un grupo de chinos, pero en la época del Cardenismo, con el reparto de tierras, los habitantes comenzaron a ser objeto de agresiones y la familia decidió abandonar la propiedad. La fi nca quedó cerrada hasta que uno de los nietos de doña Emilia, Enrique Elías, festejó ahí su matrimonio con Margarita Madero a finales de los años cuarenta y fue el nuevo matrimonio quien se encargó de su arreglo y cuidado.

FEEDJIT Live Traffic Feed